Busca tus fábulas favoritas

Búsqueda personalizada

martes, marzo 07, 2006

ASAMBLEA EN LA CARPINTERIA

En una carpintería hubo una extraña asamblea, las herramientas se reunieron para solucionar sus diferencias. El martillo fue el primero en ejercer la presidencia, pero la asamblea le notificó que debía renunciar. ¿Cuál es la cusa? Hacía demasiado ruido, y se pasaba el tiempo golpeando. El martillo reconoció su culpa, pero pidió que fuera expulsado el tornillo ya que había que darle muchas vueltas para que sirviera de algo.

El tornillo aceptó su retiro, pero a su vez pedió la expulsión de la lija, ya que era muy áspera en su trato y siempre tenía fricciones con los demás.

La lija estuvo de acuerdo, con la condición de que fuera expulsado el metro, pues se la pasaba midiendo a los demás, como si él fuera perfecto.

En eso entró el carpintero, se puso delantal e inició su trabajo, utilizando alternativamente el martillo, la lija, el metro y el tornillo. Al final, el trozo de madera se había convertido en un lindo mueble.

Cuando la carpintería quedó sola otra vez, la asamblea reanudó la deliberación. Dijo el serrucho: “Señores, ha quedado demostrado que tenemos defectos, pero el carpintero trabaja con nuestras cualidades. Eso es lo que nos hace valiosos. Así que no pensemos ya en nuestras flaquezas y concentrémonos en nuestras virtudes”. La asamblea encontró entonces que el martillo era fuerte, el tornillo unía y daba solidez, la lija limaba asperezas y el metro era preciso y exacto. Se sintieron como un equipo capaz de producir hermosos muebles, y sus diferencias pasaron a segundo plano.

Lección

Es muy fácil encontrar defectos cualquier necio lo puede hacer, pero para encontrar las cualidades es labor de un ser con buena espiritualidad.


“La culpa es de la vaca”

pag. 29,30

2 comentarios:

david cameron dijo...

Exelente mensaje y el resto de historias tambien pueden encontrarlas en: http://opentor.com/la-culpa-es-de-la-vaca/inicio.html

oswalros ardila dijo...

Copos de nieve
Dos pájaros estaban posados sobre una rama durante una nevada, y se pusieron a conversar: Dime, ¿cuanto pesa un copo de nieve? Le preguntó el pájaro carbonera a la paloma salvaje.

Casi nada fue la respuesta.

En tal caso, antes de irme déjame contarte una maravillosa historia, replicó el carbonero,

Al empezar este invierno me posé sobre una rama de abeto. No era un duro invierno, y como no tenía otra cosa que hacer, me puse a contar los copos de nieve que se iban sentando en las ramitas y en las hojas de mi tallo. Su número exacto fue 3.741.952.

Cuando el último copo de nieve se deposito sobre la rama, sin que nada pasara, esta se partió, dijo el pájaro, y se alejó volando.

La paloma estuvo reflexionando un rato sobre esa historia y por fin se dijo: quizá solo haga falta la voz de una persona más para que la paz llegue al mundo.


Lección


Así como los copos de nieves son la suma de un invierno, los valores, la conductas son la suma para ser un buen líder y ser humano.